Desarrollan una bebida fermentada apta para celíacos


Desarrollan una bebida fermentada apta para celíacos

El producto a base de Amaranto, similar a la cerveza y apto para celíacos es resultado del Proyecto Desarrollo de nuevos productos a base de Amaranto, de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Agropecuarias (FICA). A principios de mes, se llevó a cabo la degustación final.

En la actividad se trabajó sobre dos (2) formulaciones y dichos productos se degustaron por paneles no entrenados. En total participaron 68 personas, entre ellos docentes, nodocentes y estudiantes.

El producto se comparó con dos (2) bebidas fermentadas, una a base de maíz y otra de sorgo, ambas aptas para celíacos. Una de las formulaciones obtuvo resultados de aceptación en cuanto a color, olor y sabor similar a las del mercado.

La actividad, marcó el cierre de la elaboración del producto y formó parte de las acciones realizadas como trabajo final del estudiante Juan Martín Blanco Laxague, para alcanzar el grado académico de Ingeniero en Alimentos.

La Ing. María Luciana Balmaceda, integrante del equipo de investigación, expresó que todos los productos que se desarrollan en el marco del proyecto son a base de Amaranto Cruentus variedad Candil, provisto por el Ing. Guillermo Peiretti de la Universidad Nacional de Río Cuarto. Asimismo, destacó que el equipo de investigación está integrado por profesionales con formación multidisciplinaria, entre los que se encuentran ingenieros, bioquímicos, especialistas en medio ambiente y seguridad e higiene con capacitación en auditorías.

«Estos resultados son positivos para el equipo, nos incentivan para continuar mejorando las características organolépticas del producto e introducirnos en nuevas formulaciones para competir en el mercado», puntualizó Balmaceda.

Sobre el producto

La bebida es desarrollada junto a harinas, biopelículas comestibles, rebozador y destilación para la obtención de aceites esenciales.

La idea de desarrollarla surgió de la mano de la anterior directora del proyecto, la Ing. María Teresa Malka y del alumno Blanco Martín, el cual ya trabajaba en una sidra a base de Amaranto en una materia a modo teórico.

La Ing. Balmaceda resaltó que el desarrollo de esta bebida surge por su alto nivel de consumo en el mercado, ante la oportunidad de poder aprovechar las propiedades nutritivas que posee la semilla y por el nicho que existe para las personas que padecen celiaquía de tener alimentos con alta concentración proteica.

Los procesos desarrollados por el equipo, incluyeron el lavado de la semilla para su acondicionamiento higiénico, el germinado y secado necesario para alcanzar condiciones de almacenamiento. Posteriormente se obtuvo el mosto a fermentar, se realizó la selección de la levadura, una primera fermentación, su maduración, una segunda fermentación y finalmente, su envasado.