La UNSL en permanente desarrollo de biosensores con nanotecnología


La UNSL en permanente desarrollo de biosensores con nanotecnología

El Laboratorio de Bioanalítica fue creado en 1995 por el doctor en Bioquímica, Julio Raba. Junto con la participación de siete (7) investigadores del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) y cuatro (4) becarios/as, desarrollan sensores bioanalíticos o biosensores con componentes nanotecnológicos.

«La nanotecnología son estructuras nanométricas que nosotros desarrollamos en el Laboratorio. Para que tengas una idea de cómo son esas estructuras, un nanómetro es tomar el metro y dividirlo en mil millones de partes, entonces esas son las dimensiones con las que nosotros desarrollamos algunos materiales que después usamos en sensores», explicó el investigador Superior del Conicet y docente de la Universidad Nacional de San Luis (UNSL), Julio Raba.

En su relato el científico explicó, en relación al nombre del laboratorio, que «la química analítica, es una rama de la química, y dentro de la química analítica, está la bioanalítica. Y la bioanalítica hace determinaciones bióticas y xenobióticas», dijo.

Raba sostuvo que las determinaciones bióticas son aquellas sustancias que produce el organismo, por ejemplo, alguna enzima, alguna hormona. Una determinación xenobiótica, es fuera del organismo. Es aquella que sintetiza el hombre y que no pertenecen al ser vivo, por ejemplo, los pesticidas, los antibióticos, algunos fármacos que se utilizan, y generalmente muchos de ellos perduran en el tiempo por más que le incida la luz solar. «El mejor ejemplo de un xenobiótico es el glifosato», diferenció el investigador.

Desde el año 2003, participa del mismo espacio de investigación el doctor en Bioquímica, Germán Messina, como investigador responsable del Laboratorio, y contó que están abocados a la síntesis, caracterización de nanomateriales, y su aplicación en el campo de los sensores bioananlíticos, «mejorando los sistemas de detección o aumentando superficies para la inmovilización de las moléculas biológicamente activas».

Messina detalló que entre algunas de las aplicaciones en el campo de los sensores bioanalíticos que trabajan actualmente se encuentran: en materia de alimentos, la enfermedad Celíaca (Gliadinas); en parasitosis, la Toxoplasmosis (toxoplasma gondii); en micosis, la Aspergilosis invasiva (GMN); en marcadores tumorales, el Antígeno Prostático Común (PSA); en micotoxinas, la Zearalenona y la Ocratoxina; en contaminantes emergentes, el Etinilestradiol; en antioxidantes, el Ácido Ascórbico; y en sustancias de abuso, el Clembuterol y el α-zearalanol.

¿Quiénes conforman el equipo de investigación y a donde está el Laboratorio?

El equipo de investigadores lo conforman el Dr. Julio Raba, el Dr. Germán Messina, la Dra. Shirley Pereira, el Dr. Franco Bertolino, el Dr. Martín Fernández Baldo, el Dr. Pedro Aranda, el Dr. Andrés Takara, el Dr. Daniel Regiart; y los becarios/as, Lic. Claudio Jofré, la Dra. María Benuzzi, la Lic. Anabel Laza Correa, y la Lic. Sofía Piguillen.

Todas las investigaciones se realizan en el edificio de la Universidad Nacional de San Luis, ubicado en la esquina Chacabuco y Pedernera, donde también funcionan algunas de las instalaciones de la Facultad de Química, Bioquímica y Farmacia (FQByF) y del Instituto de Química San Luis (INQUISAL).

Crédito

Nota producto de actividades de prácticas pre profesionales de alumno de la carrera Licenciatura en Periodismo en Prensa Institucional de la Universidad Nacional de San Luis (UNSL).
Alumno: Roberto Quevedo.
Supervisora: periodista Fabiola Aranda.

Dato

Conocé el Laboratorio desde nuestras redes sociales. Allí se publicará el álbum completo de fotografías.
Instagram: UNSLactiva
Facebook: NoticiasUNSL

X