Aprobaron la creación de un programa de prevención de adicciones


Aprobaron la creación de un programa de prevención de adicciones

Por unanimidad el Consejo Superior aprobó la creación del Programa Universitario de Prevención de Consumos Problemáticos y Adicciones. El tema se trató en la última sesión del Cuerpo el jueves 18 de octubre.

Este Programa surge a partir del mes de marzo de este año, cuando se celebró en la Universidad la Jornada de Capacitación y Sensibilización para la Prevención de Adicciones en Ámbitos Educativos dictada por autoridades y personal técnico de la Secretaría de Políticas Integrales sobre Drogas de la Nación (SEDRONAR). En dicha jornada, donde participaron los diversos equipos de gestión, docencia, investigación y extensión de todas las Unidades Académicas, Escuela y servicios de salud estudiantil y personal, se concluyó en la recomendación de crear un programa universitario para la prevención de adicciones.

«Los trastornos adictivos son una problemática actual en la sociedad y en la Universidad, es por ello que este programa surge como una forma de iniciar la prevención para que a futuro se mejoren las estadísticas en este tema», expresó la Dra. Lucía Fuentes, vicedecana de la Facultad de Química, Bioquímica y Farmacia.

El objetivo general es que sea transversal a todas las Facultades, secretarías, Escuela Normal, Jardín Maternal, y servicios de salud como la Dirección de Obra Social para el Personal Universitario (DOSPU) y la Secretaría de Asuntos Estudiantiles y Bienestar Universitario (SAEBU,) de la Universidad Nacional de San Luis (UNSL).

A partir del mismo se pretende desarrollar estrategias de promoción de hábitos saludables y de prevención de consumos problemáticos y adicciones que atiendan a las necesidades de la propia comunidad universitaria, así como de la comunidad local más amplia y del país en el que la UNSL está inserta.

Se busca articular las gestiones de las diversas Secretarías de la UNSL a los fines de promover, coordinar y potenciar las acciones de los equipos docentes de los diversos niveles, proyectos de investigación y de extensión, así como servicios a la comunidad en temas relacionados a las adicciones; y articular acciones preventivas con organismos gubernamentales y no gubernamentales del ámbito local/municipal, provincial y nacional.

Para el logro de estos objetivos, se propuso constituir en primer lugar una Comisión Directiva, integrada por representantes nombrados por cada Unidad Académica, Escuela Normal, Jardín Maternal, SAEBU y DOSPU. Esta Comisión tendría la función de promover, coordinar, planificar, implementar y evaluar las acciones del programa.

«Las distintas dependencias ya han nombrado a quienes serán parte de la Comisión Directiva, y estamos incorporando a alumnos interesados en participar (…) Esto nos va a permitir hacer la primera reunión que sería la próxima semana», comunicó el vicerrector de la UNSL, Dr. Roberto Saad.

En la primera reunión de la Comisión se comenzará a trabajar y a pensar cuáles son las actividades que se van a desarrollar durante este año y, en ese mismo momento, planear las del 2019. Una de las acciones a desarrollar será trabajar en prevención de adicciones en el ingreso de los estudiantes.

A su vez se creará un Consejo Asesor por cada Facultad, Escuela Normal, Jardín Maternal, SAEBU y DOSPU. Estos consejos estarían integrados por docentes, directores y/o miembros de Proyectos de Investigación y Proyectos de Extensión/Servicios/Programas de Voluntariado, estudiantes participantes de los mismos, y profesionales de los servicios de salud de la Universidad. Dichos consejos tendrían la función de asesorar a la Comisión Directiva en sus funciones, proponer acciones para la implementación del programa, y coordinar dichas acciones en su propio ámbito.

Posteriormente se dará lugar a la constitución de una Mesa de Diálogo Interinstitucional para que la Comisión Directiva y/o Consejos Asesores convoquen a representantes de organismos de salud, educación, acción social, entre otros, gubernamentales y no gubernamentales de nivel nacional, provincial y municipal/local, con el fin de que contribuyan al trabajo en red para los objetivos de este programa.

«Lo que se desea es que el programa permita unir y trabajar transversalmente los proyectos que están presentes en cada Facultad o en cada grupo, y que se puedan potenciar uniéndose entre sí», remarcó Saad.

El Estatuto de la UNSL explicita su compromiso moral con el país y la comunidad en la que está inserta desde sus funciones de gestión, docencia, investigación y extensión. Asimismo, prevé que con el fin de brindar a todos sus miembros seguridad, asistencia y bienestar social, la Universidad creará los organismos necesarios o reorganizará los existentes, pudiendo coordinarlos con los similares nacionales o provinciales, oficiales o privados.

Si bien el programa se basa en el diagnóstico y prevención de adicciones, si se detecta algún caso, se le dará curso para que puedan tener la asistencia correspondiente. No se descarta que a futuro se puedan generar líderes o agentes terapéuticos a través de cursos y capacitaciones, para que estén incluidos dentro de la propia Institución.

«La Universidad tiene distintas áreas donde trabaja a nivel académico, de gestión, político y nos estamos debiendo a la parte social (…) A través de este programa se podrá desarrollar esta responsabilidad social universitaria, es decir que debemos gestionar estos valores a través de actividades de extensión, investigación y docencia», dijo Fuentes.

En números…

Los consumos problemáticos o abusivos, las dependencias y desórdenes adictivos, tanto relativos a sustancias, como a comportamientos o a relaciones, pueden afectar gravemente a la salud de las personas. Un amplio espectro de consumos problemáticos, abusivos o compulsivos puede afectar a la salud de las personas y a su desarrollo biopsicosocial, especialmente cuando se registran a temprana edad: desde sustancias psicoactivas, hasta el uso abusivo y patológico de Tecnologías de la Información y la Comunicación.

Por su potencial adictivo, estos consumos pueden genera un patrón conductual que produce malestar o deterioro en la vida de las personas. En nuestro país se registran niveles preocupantes de consumo de sustancias psicoactivas. El consumo problemático de éstas y la dependencia a las mismas, se asocia a enfermedades, trastornos y comportamientos que pueden llegar a ser causa de muerte.

Según estadísticas de la SEDRONAR, en una población entre 12 y 65 años, se puede visualizar que las mayores tasas de consumos de uso legal se orientan al alcohol con el 81% y tabaco con el 51%. También se registran los consumos de sustancias ilegales como la marihuana con un 17%, analgésicos opioides con un 6%, cocaína 5%, sustancias tranquilizantes 3%, y alucinógenos 2%.

Una de las problemáticas surgidas en el último tiempo es la tecnodependencia a internet, celulares, videojuegos, entre otros. Se ha registrado que 17 millones de argentinos están conectados a internet.

Es importante tener en cuenta que la Ley Nacional de Salud Mental Nº 26657, en su Decreto Reglamentario 603/13, establece que las adicciones deben ser abordadas como parte integrante de las políticas de salud mental, y reconoce a las personas con consumo problemático de sustancias legales e ilegales los derechos y garantías en relación a los servicios de salud que la ley prevé.

Foto 1: archivo Prensa Institucional
Foto 2, 3, 4 y 5: extraídas de la web