Ciencias Humanas reconoció a docentes y no docentes jubilados


Ciencias Humanas reconoció a docentes y no docentes jubilados

La emoción y la calidez estuvieron presentes en el Auditorio Mauricio López, ya que personal de la Facultad de Ciencias Humanas jubilado fue homenajeado. Se trata de 12 personas, entre docentes y no docentes, que fueron reconocidos por su labor profesional en la Facultad.

Ellas son: María del Carmen Antonia Andrade, María Cecilia Bellina, María Cristina Garro, María Elena Cristina Italiano, Blanca Teresa Lafourcade, María Eugenia Larice, Alicia Beatriz Leyba, Fanny Gloria Micarelli, Dolores Leonor Oliva, Mario Otero Orozco, Bambina Dorotea Stinga y Lidia del Carmen Unger.

En su discurso, la decana de la Facultad, Esp. Viviana Reta, dirigiéndose a quienes se jubilaron afirmó: “Les tocó estudiar o trabajar en esta Facultad en épocas fatídicas y, después, en el rediseño de la Universidad para la vida democrática. Nada fue fácil ni estuvo dado de por sí. Demandó repensar la Universidad en su totalidad, reincorporar a los expulsados, homenajear a los caídos, elaborar propuestas de convivencia más inclusiva, crear carreras, nuevos planes de estudio, formas alternativas de gestión. Más adelante hubo que resistir los embates neoliberales y luchar contra una concepción mercantilista de la educación, que apostó a la extinción de la enseñanza pública o a subordinarla a intereses de mercado”.

Por otra parte, Reta sostuvo que son parte de la memoria colectiva de esta institución, memoria colectiva que recompone el pasado y cuyos recuerdos se remiten a la experiencia que una comunidad o un grupo pueden legar a un individuo o grupos de individuos.

Como reconocimiento, los homenajeados recibieron una figura con forma de árbol de la vida hecha en alpaca. “Pensamos regalarles un árbol, el único que se encuentra en San Luis en el Bajo de Véliz, un guayacán, un árbol enorme, añejo, único en su especie en toda la provincia pues es propio del norte de nuestro país, al que se le atribuyen propiedades de buenaventura. Un árbol que, dicen, a su sombra, el más viejo encuentra más sabiduría y el más fuerte, más fortaleza, y así pueden compartir con los demás lo que poseen”, dijo la Decana.

Amigos, colegas, familiares y autoridades fueron los encargados de entregar estos simbólicos árboles. En el acto también fue recordado el recientemente fallecido profesor Luis “el Negro” Ríos. Erika Quiroga y otras alumnas de Luis le dedicaron sentidas palabras en homenaje a él y a su familia presente.